Reseña Founding Fathers

¿QUÉ? Founding Fathers o los padres fundadores fueron aquellos líderes políticos y hombres de estado que participaron en la revolución Americana y en el proceso de fundación de los Estados Unidos de América.

El término “padres fundadores” se suele emplear específicamente sobre los firmantes de la Declaración de Independencia en 1776, o sobre los delegados de la Convención Constitucional de 1787 que participaron en la creación de la Constitución.

Sobre la creación de la Constitución va este juego de los creadores de 1960: Asalto a la Casa Blanca.

En Founding Fathers cada jugador representa a una serie de delegados que compiten por aprobar una serie de artículos que conformarán la Constitución. ¿Serás tú el verdadero padre de la Constitución?

¿CÓMO? El objetivo en Founding Fathers es conseguir el mayor número de puntos. El juego dura 4 rondas y en cada ronda se debatirán 2 artículos. La ronda acaba cuando el artículo se haya aprobado o no como resultado de las votaciones.  Hay varias formas de conseguir puntos, como por ejemplo la emisión del voto de las delegaciones estatales en la Asamblea, o llenando la habitación del Comité con leales partidarios.

En tu turno, jugarás una o más carta de tu mano, realizando una de las siguientes acciones:

Declarar un voto: puedes declarar un voto mediante la selección de uno o más delegados de un mismo estado y votar a favor o en contra del artículo en cuestión. A la hora de votar hay que tener en cuenta el sesgo del artículo que se está votando. 

 

 

 

 

Hablar en el debate: Un jugador puede hablar en el debate descartando uno o más delegados de la misma facción, colocando una de sus fichas de influencia y haciendo subir el track en cuestión tantas posiciones como cartas juegue.

Promulgar un evento: Un jugador puede promulgar un evento descartando una carta de su bancada para resolver el texto del evento de esa carta.

Desairar delegados: Un jugador puede desairar delegados descartando cualquier número de cartas de su bancada, reemplazándolas por nuevas cartas.

Una vez has jugado tu turno, se reponen las cartas de tu mano hasta tener 3. Como decía al principio, la ronda acaba cuando se vota o no un artículo, es decir cuando todas las mesas del sí o no están llenas de votos de delegados.

Si el artículo se aprueba, aquellos delegados que hayan votado sí, se llevarán una serie de puntos en función del número de delegados que tengan y en función del sesgo del artículo. Los delegados que hayan votado no, se irán a la sala de comité.

Si un jugador tiene mayoría en la sala de comité se llevará tantos puntos como delegados tenga. Sino, los delegados se quedarán debatiendo (no pudiendo utilizarlos en el siguiente turno), hasta que se deshaga el empate.

Si el artículo no se apoya, pasa lo mismo, con la diferencia que se voltea el artículo cambiando su sesgo. Esto es importante, porque los símbolos de los 12 artículos otorgarán puntos de victoria al final de la partida. para conseguir símbolos hay que invertir en el track de debates.

El jugador que haya avanzado más lejos su ficha de influencia en el marcador de debate de cada facción recibe una ficha de debate de esa facción.

Finalizando la partida: El juego termina después de cuatro rondas, momento en el que se han resuelto todos los 12 artículos, incluyendo los 4 artículos iniciales que se resuelven al comienzo de la partida.

Al final de la partida, los jugadores obtienen puntos de bonificación por tener la mayor cantidad de fichas de debate para cada facción.

El jugador que haya acumulado más puntos en el transcurso del juego es el ganador. En caso de empate, todos los jugadores empatados comparten la victoria tras haberse esforzado arduamente en la construcción de un proyecto común.

¿POR QUÉ? Vaya por delante que cuando se trata de un juego de Chistian Leonard (1960, Campaign Manager) y Jason Matthews (Twilight Struggle, 1989 Dawn of Freedom, Campaign Manager) tiendo a ser un poco menos objetivo de lo habitual.

¿Objetividad en una reseña? Nunca, pero en este caso aún menos, ya que los autores son responsables de algunos de los mejores juegos que he probado nunca.

Dicho esto, deciros que Founding Fathers es un juego mucho más sencillo que pesos pesados como Twilight Struggle o 1960. Comparten mecánicas de card driven y control de áreas pero hasta aquí las similitudes. Es un euro ligero al nivcl de Campaign Manager en cuanto a dificultad, y con set collection como principal motor junto a las anteriores mecánicas ya mencionadas.

Bla, bla, bla, ¿mola o no? Pues estamos ante el típico que juego que lo puedes amar u odiar. Uno de sus fuertes es el tema, y entiendo que para mucha gente le atraiga tanto como dar un beso a una culebra. Si no te metes en el tema, el juego pierde, pero si eres de lo que te gusta teatralizar las partidas, Founding Fathers es tu juego.

A mí el tema me atrapa, y aunque mecánicamente es un juego muy abstracto, el juego destila tema si uno quiere. Pero el tema no es su único punto fuerte, este es un juego que brilla cuando los jugadores interactúan, cuando intentan comer la oreja de otro jugador para que vote aquí o allí, jugando los eventos que es donde está la verdadera salsa y gracia del juego.

Y aquí nos encontramos con un handicap del juego. Es muy dependiente del idioma y probablemente tenderás a no jugar los eventos en las primeras partidas, porque no las entiendes. Suerte que tenemos a gente como Amarillo114, padre fundador de los monguers patrios, que se ha currado la traducción de las cartas. Tema resuelto.

Por último cabe destacar otro factor importante del juego: el caos. Founding Fathers es un juego muy caótico y aleatorio. Difícil planificar nada de un turno para otro, porque pasada una ronda, el tablero puede haber cambiado totalmente. Habrá gente que esto de lo espontáneo y lo imprevisible le dé alergia, a mí todo lo contrario, lo que busco es divertirme, y con esto juego lo consigo.

Este caos se nota mucho cuando hay 5 jugadores en la mesa, pero a 3 no ocurre lo mismo, y la sensación de juego es muy diferente, teniendo que medir mucho más cada acción y sobre todo cada voto.

Concluyendo, estamos ante un sencillo y divertido juego de mesa con un tema que puede llevar a equívoco a muchos jugadores, pensando que van a jugar a un turrón más denso que un argentino hablando de yoga. Si te gustan los juegos con interacción, puteo y de tema político, estás tardando en hacerte con una copia.

¿QUIÉN? Te gustará si te gustan los juegos con temática política. Te echará para atrás si sólo disfrutas con espadas, orcos, gallinas y vacas.

Puntuación: 7.4/10
Dificultad: 1.8/5
Diseño: 7.6/10
Diseñador: Christian Leonhard, Jason Matthews
Ilustrador: Josh Capel
Edita: Jolly Roger Games
Año de publicación: 201017).
Número de jugadores: de 3 a 5 jugadores
Duración: 60 min  aprox
Precio: 45 euros aprox
Banda sonora recomendada: Rollings Stone – Sweet Virginia

 </span

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s