Reseña: Porta Nigra

¿QUÉ? En Porta Nigra  somos unos arquitectos que compiten por crear la mejor construcción de Augusta Treverorum. Para conseguirlo tendrás que comprar ladrillos y utilizarlos para construir varias estructuras en una de las 4 zonas del tablero.

La doble K (Kiesling y Kramer) vuelven con un juego de mayorías de dos horas de duración. ¿Estamos ante otra de sus obras maestras o un juego menor en su dilatada carrera? Sigue leyendo para descubrirlo.

¿CÓMO? Porta Nigra es un juego de mayorías sencillo de asimilar. El objetivo del juego es construir estructuras o ladrillos en las distintas zonas del tablero. Al final de la partida cada zona te otorgará diferentes puntos mediante mayorías, dependiendo en la zona donde te encuentres.

El tablero está dividido en 4 zonas de construcción diferentes (Porta Nigra, Basilica, Anfiteatro y la Muralla). Cada construcción te dará un bonus determinado cuando pongas 3 ladrillos. Hay dos grupos de cartas, por una parte están las cartas de honor, que pueden ser compradas utilizando tokens de prestigio y que te dan beneficios en forma de puntos, o tokens, ladrillos, etc. Además están las cartas de bonus de edificios, que podrás reclamar si pones un ladrillo en el color que demandan y en la zona de la ciudad que demandan. Al final de la partida te darán puntos por cada tipo de carta de edificio recolectada.

En el centro del tablero, nos encontramos con el mercado de ladrillos. Los ladrillos están clasificados por colores y tienen un precio, siendo el blanco el más caro.

Explicado esto, deciros que cada jugador empieza con un maestro constructor que debe poner en uno de los 4 distritos de la ciudad. Además se le da 20 monedas, 5 trabajadores y un mazo de cartas de acción, además de un token de antorcha.

En cada turno, el jugador robará dos cartas de su mazo, seleccionando una de ellas y realizando 2 o 3 de las acciones que muestra la carta. El número de acciones que podremos realizar viene indicado en cada carta y cada acción sólo puede ser seleccionada una vez.

Los tipos de acciones son:

Comprar un ladrillo: te permite comprar un ladrillo del color que indica la carta, pero antes deberás pagar el desplazamiento al mercado en cuestión, sino te encuentras en él.

Construir: te permite colocar ladrillos en la zona donde te encuentres. Deberás tener en cuenta el color que te piden en cada espacio del tablero y el número de ladrillos que te piden para llevarte los puntos. Si es el tercero que pones en el distrito, te llevas el bonus.

Coger fichas de influencia: Estos se pueden utilizar para comprar cartas de honor.

Coger ficha de antorchas: Las antorchas te permiten hacer más acciones en tu turno. Una antorcha igual a una acción más.

Coger dinero: simplemente empleas una de tus acciones en conseguir tantas monedas como ponga la carta. Recordaros que el dinero es importante para comprar los ladrillos.

La ronda acaba cuando se acaba el mazo de acciones de todos los jugadores. En partidas a 3 o 4 jugadores se jugarán 2 rondas, y en partidas a 2 jugadores se jugarán 3.

Al final de la partida se puntuaran las mayorías de cada zona, el set collection de cartas de edificios, las cartas de honor que ofrezcan puntos y por último obtendremos puntos por los elementos del juego que no hayamos puesto en juego.

El jugador con más puntos será el ganador.

¿POR QUÉ? Todavía no hay ningún juego de esta dupla de diseñadores que no me haya gustado. Algunos mejores, otros peores, pero siempre son juegos con poso. Porta Nigra no es un excepción.

Estamos ante un título de reglas sencillas (en tu turno sólo puedes hacer dos o tres acciones y todas bastante fáciles de asimilar), pero que esconden mucha miga. El juego utiliza mecánicas de mayorías y set collection como principales motores del juego.

En tu turno deberás estar pendiente de varias cosas: ¿dónde me muevo? ¿cuánto me va a costar? ¿qué ladrillos compro? ¿donde voy a construir? ¿qué cartas de bonus están disponibles? ¿que cartas de honor me pueden beneficiar? ¿cuántos ladrillos tienen el resto de jugadores en las distintas partes del tablero? Cómo veis hay muchas variables a tener en cuenta a la hora de optimizar tu estrategia.

Y hablando de estrategias, lo más importante es intentar puntuar en los 4 cuadrantes del tablero, sin descuidar ninguno, y sobre todo invirtiendo recursos en Porta Nigra, ya que tiene doble puntuación. Tardé dos dolorosas derrotas en aprenderlo, así que avisados quedáis.

Lo que más me gusta de este juego es el sutil equilibrio que hay que tener a la hora de ejecutar las acciones. En tu mano podrás poner en juego una de dos cartas, y lo más seguro que una te ofrezca más acciones que otra. ¿Cuando me conviene poner en juego una carta y otra? Ahí radica la gracia del juego. Todo es cuestión de elegir en el momento adecuado.

Pero no todo es color de rosa. El juego como más luce es a 4 jugadores, porque habrá más pelea por los espacios y por los ladrillos, y lamentablemente esto provoca que se alargue mucho. Como tiene muchas cosas de las que estar pendiente, suele haber AP y puede acabar con la paciencia de más de uno. No he podido probarlo a dos jugadores e igual esta es la mejor forma de jugarlo para que no se haga pesado.

En definitiva, estamos ante otro buen juego de mayorías, con reglas sencillas, muchas variables a tener en cuenta, que realmente no ofrece nada realmente nuevo, pero que funciona muy bien y entretiene bastante, siempre y cuando a los jugadores no se les quede la misma cara, que cuando te levantas un martes y te das cuenta que tienes que ir a trabajar.

¿QUIÉN? Gustará a los fans de Kiesling y Kramer y a los amantes de los juegos de mayorías. Espantará a todo aquel que piense que por tener acciones sencillas es un juego sencillo.

Puntuación: 7.2/10
Dificultad: 2/5
Diseño: 8/10
Diseñador: Michael Kiesling, Wolfgang Kramer
Ilustrador: Michael Menzel
Edita: Stronghold Games
Año de publicación: 2015
Número de jugadores: de 2 a 4 jugadores
Duración: De 75 a 90 minutos aprox.
Precio: 42 euros aprox.
Banda sonora recomendada: Porta Nigra – Der Spiegel

 

Anuncios

Un pensamiento en “Reseña: Porta Nigra

  1. Pingback: Reseña: Los palacios de Carrara | La Gaceta de los Tableros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s