Reseña Die Macher

¿QUÉ? En Die Macher los jugadores están al mando de un partido político alemán, intentando obtener el máximo de votos en cada una de las 7 elecciones regionales de las que consta el juego. Influencia a los medios, publica estudios de opinión favorables, gana votos en las diferentes regiones, intenta que tus políticas sean las que el pueblo demanda, crea alianzas con otro partido… pero recuerda que sólo puede haber un ganador. Bienvenidos a uno de los mejores que he probado nunca.

¿CÓMO? No voy a explicaros aquí las reglas, ya que no tiene mucho sentido. Lo que si puedo deciros que es un juego mucho más fácil de lo que a priori pensaba, con alguien que controle bien las reglas, en 35-40 minutos estaréis listos para jugar. El juego tiene muchas acciones, pero todas fáciles e intuitivas. La única dificultad reside en entender como funciona todo el flujo del juego. Os hago un breve resumen para que os hagáis una idea de qué va la cosa.

El objetivo del juego es conseguir el mayor número de puntos de victoria. El juego consta de 7 rondas y en cada una de ellas se puntuará una región, siendo el ganador el que más votos obtenga.

Cada jugador representa a un partido y empieza con 5 cartas de política enfrente suyo, que indican si tu partido apoya o no una política en concreto. A su vez, cada región apoya o rechaza otras 4 políticas. Una de las maneras de conseguir votos es hacer coincidir las políticas de tu partido, con las de las diferentes regiones.

Importante: Aunque en cada ronda se vaya a votar una región, los jugadores pueden influenciar con votos, favor de los medios, u otras acciones en otra regiones. Es decir, puedes y debes jugar a futuro y no sólo en el presente.

Cada ronda consta de 14 fases, donde los jugadores van a intentar modificar los diferentes elementos del tablero a su favor. Enumero brevemente cada una de ellas:

1. Apuesta por el jugador inicial: cada jugador apuesta de manera oculta una cantidad para ser el jugador inicial.

2. Conferencia de partido: cada jugador puede cambiar una de las 5 cartas de política que tiene enfrente suyo, para hacerlas coincidir con las de las diferentes regiones.

3. Gabinete en la sombra: los jugadores pueden de forma secreta una carta por estado y se resuelven. Estas cartas influyen en la opinión de los medios, en los escaños, opinión pública, y te permiten hacer coaliciones.

4. Formación de coaliciones: para poder formar coaliciones, dos jugadores tienen que tener al menos dos políticas en común y tiene que haber colocado una ficha de coalición previamente.

5. Comprar fichas de medios de comunicación: por orden de turno, cada jugador puede comprar una ficha de medios de comunicación y colocarla en el estado que quiera, siempre que haya hueco. Un jugador con may

oría de influencia en medios, puede cambiar una política de una región y reemplazarla por otra. Además es inmune a los efectos negativos de las encuestas de opinión.

6. Organizar reuniones de partido: cada jugador puede comprar 4 fichas de reunión por estado. Estas fichas se convierten en votos posteriormente.

7. Encuestas de opinión: se coloca una encuesta de opinión en cada región y se realiza una subasta por cada una de ellas. El que la gana elige si la encuesta se publica o no, pudiendo elegir dos resultados a su elección si la publica u obtener dos dados de miembros del partido si no lo hace.

8. Convertir fichas de reunión en votos. Si tienes al menos 5 fichas de reunión de partido en un mismo estado, puedes convertirlo en votos dependiendo de la popularidad y el valor de coincidencia de dichas reuniones.

9. Determinar escaños de la elección actual: todos los jugadores cambian sus fichas de reunión por votos en el estado actual y se anota el número correspondiente en la hoja de puntuación.

10. Decidir el ganador de la elección actual: la gana el partido o coalición que más votos tenga.

11. Resultados de la elección: si gana un partido coloca una ficha de medios en el tablero de política nacional (eso se traduce en puntos al final de la partida) y coloca dos cartas de opinión pública del estado actual en los espacios de opinión pública nacional. Si se gana por coalición, lo hacen los dos jugadores.

12. Aumento de los miembros del partido: comprueba si tus cartas de política de partido coinciden con alguna de las que indica el tablero nacional y aumenta tus miembros lo que indica le tablero.

13. Ingresar dinero: cada jugador obtiene 1000 euros por cada escaño obtenido en la elección anterior. En las rondas 1,3 y 5 otros 1000 euros por cada miembro del partido que se tenga en el tablero nacional.

14. Contribuciones al partido: cada jugador escoge una carta de contribución y la pone boca abajo. El jugador puede aceptar el soborno y recibe esa cantidad y pierde los miembros del partido indicados. Si la rechaza aumenta el número de miembros del partido.

Empieza otro ronda. La 7 región se puntúa a la vez que la sexta, por lo que realmente la partida tiene 6 rondas. Al final de la partida se obtienen puntos también por la cantidad de políticas de tu partido que coincidan con las políticas nacionales, por miembros del partido en el tablero nacional y por las regiones que hayas ganado. El ganador será el jugador con más puntos.

¿POR QUÉ? Tanto y tan bueno que no sé por donde empezar. Empecemos por el principio que parece lo más lógico. ¿Por qué he tardado tantos años en probar Die Macher? Principalmente porque no tengo copia, se necesitan 4-5 jugadores y 5 horas para jugarlo (4 de juego y 35-40 de explicación). Y uno es un romántico, y le gusta hacer las cosas bien. Así que gestiona una cita a la antigua usanza, con fecha, lugar y grupo de etiqueta.

Como decía Stendhal, “el amor es una maravillosa flor, pero es necesario ir a buscarla al borde de un precipicio”. Así que decido saltar por el precipicio y dejarme llevar. Y ¡sorpresa! el león no es tan fiero como lo pintan. Es más, si tu plan habitual de fin de semana es pasarlo enfrente de un juego de mesa, no te parecerá complicado. Son 14 acciones, donde el verdadero reto es ver la relación entre todas las acciones. Con un turno de juego te basta para enterarte de cómo va el tema de las elecciones en los länder alemanes.

Una vez hechas las presentaciones, toca hablar de las características del juego. Die Macher es un juego político con negociación y gestión económica y con mecánicas de control de áreas, subastas, gestión de la mano y selección simultánea. No sé si preferís rubi@s o moren@s, a mí me gustan como el Die Macher.

Y comienza la velada. Puja oculta para comenzar, un poquito de set collection para hacer coincidir nuestras políticas con las políticas de cada länder,  un poco de estrategia usando nuestras cartas de gabinete, buscando coaliciones o influenciar a los medios… Llevamos 20 minutos de partida y el juego me tiene tan agarrado como la puerta de un submarino.

He mencionado las coaliciones, básicas para llevarse al gato al agua y uno de los elementos más divertidos del juego. El jugador que no consigue hacerlas suele quedarse descolgado.  Para poder hacer una coalición, debes coincidir en al menos dos políticas con otro jugador, y aquí es importante mencionar que la cartas de política se reparten al azar y puede darse el caso que no coincida ninguna de tus políticas con las del resto de jugadores y no puedas por tanto, hacer coaliciones.

¿Quiere decir esto que sino me tocan cartas buenas no puedo ganar? Nicht! Lo que tendrás que hacer es invertir en cambiar esas políticas y hacerlas atractivas para poder hacer coalición. Hay otros elementos del juego con azar. Por ejemplo las encuestas de opinión. Pujaremos por ellas sin saber lo que esconden y si las ganamos puede que el resultado no sea tan óptimo como esperábamos.

En mi opinión esa es la grandeza de este juego, que no busca ser un sudoku matemático con una solución 100% racional, sino un simulador de elecciones tan realista que, como no puede ser de otra manera, incluye elementos que escapan de nuestro control absoluto. ¿Acaso no es así la política en la vida real?

Pongamos por ejemplo que te enamoras de una buena moza o mozo y en una noche de borrachera acabáis en una playa en la que hay un cartel que pone “prohibido bañarse, propiedad privada”. ¿Qué haríais vosotros? ¿Daros la vuelta y cumplir con el canon de buen ciudadano? u ¿poneros en pelotas y bañaros hasta al amanecer? Pues esto es lo mismo. La perfección para algunos está en el control y para otros en lo que da chispa a la vida, en lo imprevisible. Filosofía de vida.

Sigamos con nuestra historia de amor. Otra parte importante del juego es la gestión de tu dinero. Al final de cada votación de un lander, recibiremos dinero en función de los votos obtenidos y un extra si estamos en los turnos 1,3 y 5. El dinero es importantísimo en este juego para poder pujar por las encuestas de opinión, para las reuniones de partido (que se traducen en votos), y para comprar el favor de los medios de comunicación. Las subastas por las encuestas de opinión, sobre todo en los últimos turnos, son épicas.

Otro detalle del juego que me encanta, es que aunque se puntúe una zona en concreto en cada turno, se juega a futuro. Es decir, que puedes invertir tus recursos en otro länder que se puntuará más adelante. Importante no querer ganar las elecciones en todos los länder ya que es del todo imposible ganarlas todas. Cada región, por cierto, tiene una puntuación diferente y en cada partida entran 7 regiones en juego (hay un buen puñado de regiones posibles) lo que garantiza mucha rejugabilidad y partidas muy diferentes.

La gestión de las fichas de mítines o medios de comunicación es otro factor muy importante del juego, ya que son limitadas, así que conviene usarlas con cabeza.

¿Qué más? La verdad que me da la sensación de estar dejándome muchísimas cosas en el tintero, porque el juego ofrece muchísimo. Pero quizá no sea la cantidad, sino la calidad de lo que ofrece lo que me ha llamado tanto la atención.

Die Macher tiene una tensión narrativa que ya quisieran para sí muchas series de Netflix. Creo que son pocos los juegos que logran este clímax, esta absoluta inmersión en un universo de pura diversión. Desde Twilight Struggle no había tenido unas sensaciones similares. Y el mérito en Die Macher es que logra esa tensión con 4-5 jugadores. Con dos siempre es más fácil. No rechisté ni un segundo para jugar una segunda partida el mismo día.

Die Macher tiene gestión, estrategia, negociación y un poco de azar. Lo tiene todo. No sabría deciros en que momento, en que decisión, en que traición, pero cuando me quise dar cuenta ya estaba metido hasta el cuello. Die Macher es un juego vibrante, intenso, inteligente, único. Estoy en una nube, y esta vez no me baja nadie. Die Macher es amor del bueno, amor eterno.

Puntuación: 10/10
Dificultad: 3.6/5
Diseño: 8/10
Diseñador:Karl-Heinz Schmiel
Ilustrador:Marcus Gschwendtner
Edita: Hans im gluck
Año de publicación: 1986
Número de jugadores: De 3 a 5 jugadores
Duración: 4 horas aprox
Precio: 75 euros aprox
Banda sonora recomendada: Tina Turner – Simple the Best

Anuncios

Un pensamiento en “Reseña Die Macher

  1. Pingback: Gaceto partidas: abril 2018 – La Gaceta de los Tableros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s