Reseña Pócimas y brebajes

¿QUÉ? En Quedlinburg no faltan los charlatanes dispuestos a vender Pócimas y Brebajes a todos los transeúntes. ¿Serás tú el que consiga hacerse con la mayor fortuna al final de la partida? Mediante la mecánica de construcción de bolsa (bagbuilding) en Pócimas y Brebajes tendremos que recoger ingredientes para llenar nuestro caldero procurando no echar a perder el líquido con mezclas inapropiadas.

¿CÓMO? Una partida de Pócimas y Brebajes dura 9 rondas. El objetivo del juego es hacer la mejor pócima. Al inicio de cada ronda se saca una carta de pitonisa y se aplica la acción que indica la carta. Después se aplica el efecto de las ratas (a partir del turno 2) por el cual los jugadores que van detrás en el marcador obtienen una mejora para la siguiente ronda. Ya estamos listos para hacer pócimas.

De manera simultánea cada jugador extrae de su bolsa una pizca de ingrediente tras otra y las deposita a lo largo del recorrido numérico de sus marmitas. Atendiendo a su valor, deposita la primera pizca extraída de la bolsa en la casilla correspondiente más allá de la ficha de gota (o de rata).

Después de cada pizca extraída cada jugador decide si quiere extraer otra pizca o se planta. Si la suma de todas las pizcas blancas extraídas es superior a 7, tu marmita explota y te ves obligado a plantarte. Esto tiene un efecto en la fase de evaluación.

Las pizcas (excepto la blanca y la naranja) proporcionan acciones especiales. Las pizcas azules, rojas y amarillas ofrecen una acción especial que se activa en cuanto son extraídas de la bolsa. Las verdes, moradas y negras solo se pueden aplicar al final de la ronda. Una vez todos los jugadores se plantan tiene lugar la fase de evaluación que tiene 6 pasos.

1. El jugador con la pócima de mayor valor (y que no haya explotado) tira un dado y obtiene el beneficio.
2. Se ejecutan los efectos de las pizcas verdes, negras y moradas si hay algún jugador que las haya usado en su pócima.
3. Si en tu casilla de puntuación hay un rubí lo cobras.
4. Obtienes tantos puntos de victoria como indica tu casilla de puntuación.
5. Puedes gastar tantas monedas como indica tu casilla de puntuación para comprar nuevas pizcas.
Nota: los jugadores cuya marmita ha explotado, sólo pueden ejecutar una de las dos últimas acciones que acabo de mencionar.
6. Final de la ronda: paga dos rubíes para avanzar una casilla tu token de lágrima o para llenar el vial, el cual sirve para eliminar una ficha blanca inmediatamente después de sacarla.

En la última ronda, gana el jugador cuya ficha de puntuación ocupe la primera posición en el marcador de puntuación.

¿POR QUÉ? Pocos autores conocen la fórmula para diseñar el juego de mesa perfecto. Wolfgang Warsch (Illusion, Ganz Schön Clever, The Mind) no es uno de ellos, pero conoce muchos de los ingredientes. Y de ingredientes va este Pócimas y Brebajes que acaba de sacar Devir en castellano.

Con mecánicas de press your luck y bag building la cosa va de hacer pócimas sacando pizcas de nuestra bolsa personal. Para hacer pócimas necesitamos ingredientes, pero claro no todos los ingredientes casan igual, sino todos seríamos chefs. Cada jugador empieza con 9 pizcas (7 blancas, una naranja y una verde. Las pizcas blancas son los ingredientes a evitar ya que si la suma de las que hemos sacado es mayor de 7, nuestra marmita explota, limitando nuestro producto en la fase de evaluación.

El resto de pizcas o ingredientes, a excepción de la naranja, tienen un efecto inmediato o al final de la ronda. Estas pizcas las podemos comprar al final de la ronda y el meollo del juego está en elegir y combinar los ingredientes de la mejor manera posible, ya que algunos de ellos son complementarios entre sí. Aunque todo depende de la configuración que hayas elegido para la partida, ya que los libros de ingredientes son variados para cada color.

Aunque de corte familiar, el juego tiene decisiones. Cada vez que sacas una pizca, tienes el dilema de seguir sacando pizcas  y mejorar tu marmita, con el peligro de que pueda explotar, u optar por una estrategia conservadora y plantarte. Esa elección es el punto G del juego.

¿Arriesgo o me planto? El gatillazo o no depende de la suerte que tengas, y el azar se compensa con la acción de las colas de rata, por las cuales los jugadores que van peor en el marcador de puntuación pueden usar el token de rata y empezar la ronda más adelante.

El juego escala bien a cualquier número de jugadores, la rejugabilidad es alta ya que hay varios libretos de ingredientes con distintos efectos, el diseño es original (marca de la casa del autor) y lo más importante de todo: el juego mola y es divertido. Quizá peca de multisolitario pero como dije al principio, pocos tienen la fórmula para diseñar juegos perfectos. En su categoría, Pócimas y Brebajes está cerca.

¿QUIÉN? Un juego concebido para disfrutar con la familia.

Puntuación: 7.6/10
Dificultad: 1.8/5
Diseño: 7.7/10
Diseñador: Wolfgang Warsch
Edita: Devir
Año de publicación: 2018
Número de jugadores: De 2 a 4 jugadores
Duración: 45 min aprox
Precio: 40 euros aprox
Banda sonora recomendada: Mago de Oz – Hechizos, pócimas y brujerías

 

Anuncios

Un pensamiento en “Reseña Pócimas y brebajes

  1. Pingback: Gaceto partidas Marzo 2019 – La Gaceta de los Tableros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.