1960: Carrera hacia la Casa Blanca

¿QUÉ? Lo admito, siento especial devoción por los juegos de mesa que tienen que ver con la política. Y con 1960: Carrera hacia la Casa Blanca no iba a ser menos. El juego está diseñado por Christian Leonhard y Jason Matthews, sí el también autor del mejor juego del mundo según la BGG Twilight Struggle  y ‘Director de Campaña 2008’ entre otros. Así que las expectativas eran altísimas y… se han cumplido.

nixon y kennedy

Igual te estarás preguntando que coño ocurrió en 1960. Pues muchas cosas, pero una de las más importantes tuvo lugar el 26 de septiembre de 1960, un día donde la política cambió para siempre.

Por primera vez, dos candidatos a la presidencia norteamericana, Nixon y Kennedy,  debatieron delante de un televisor, y el resto es historia. Historia que bien puedes aprender con 1960: Carrera hacia la Casa Blanca un juego para dos jugadores donde el objetivo es ganar votos electorales a lo largo y ancho de los Estados Unidos de América para convertirte en el nuevo presidente de la nación.

¿CÓMO?  El juego se desarrolla sobre un tablero de grandes dimensiones, que representa el mapa de Estados Unidos tal y como era en 1960, dividido en 4 regiones (oeste, medio-oeste, sur y este) Los jugadores debén luchar por conseguir la mayoría de los 537 votos en juego, para así convertirse en el nuevo habitante de la Casa Blanca.

La mecánica del juego es un motor de cartas  y mediante la cual se vertebran todas las acciones que puede hacer cada candidato. El juego está dividido en nueve rondas, la sexta y novena son diferentes, se corresponden con los Debates y la Jornada Electoral.

En cada turno se reparten 6 cartas, debiendo reservar una para el turno 6 (debate televisivo), y utilizando por tanto las 5 restantes en cada turno.  Las cartas se pueden utilizar 3 formas:

– Añadiendo puntos de campaña en diferentes estados.
– Añadiendo puntos de campaña en los asuntos de estado (defensa, economía y derechos civiles).
– Utilizando la acción especial que indica la carta.

Tras las 5 fases de actividad, llegamos a la Fase de Ímpetu, en la que se resolverán los 3 Asuntos de Estado y se otorgarán los beneficios correspondientes.

En los turnos 7 y 8 se reparten 7 cartas a cada jugador y se reservan 2 para en cada turno para el día de las elecciones.

Turnos especiales

– Turno 6, los debates televisivos: se utilizan las cartas que hemos ido reservando en los 5 primeros turnos, para intentar ganar los 3 asuntos de estado. Cada asunto te proporciona una serie de ventajas.

– Turno 9, jornada electoral: se juegan las cartas de estrategia de campaña que habíamos reservado en los turnos 7 y 8 y se reparten los votos de los estados dónde no lidere ningún candidato.

Una vez hecho esto se procede al recuento final donde se cuentan los votos electorales indicados en los sellos estatales de los estados donde tengan apoyos los candidatos. El ganador el que más votos tenga.

Os dejo con este enlace a unos videos explicativos de 1960: Carrera hacia la Casa Blanca, realizados por Gabinete Lúdico, editora que publicó el juego en español y que recientemente fue absorbida por Zacatrus.

 ¿QUIÉN? Pensé que sería un juego sólo apto para muy jugones, pero 1960: Carrera hacia la Casa Blanca es más simple que ‘Twilight Struggle’. Mi recomendación es que las reglas se las aprenda alguien con más experiencia y que lo explique a los menos experimentados. Es un juego temático, si te gusta la política o la historia, te va a encantar, pero además es un juego dinámico, estratégico y divertido por lo que lo recomiendo para todo tipo de jugadores.

Lo he jugado hasta con mis padres, y esta es la cara que se les quedó:

IMG_8857

 

 

 

 

 

 

 

¿POR QUÉ?

Por su temática: si prestas atención a las acciones de las cartas, después de 3 partidas tendrás un master en historia contemporánea y en geografía norteamericana. La inmersión en el tema es total.

Por su rejugabilidad: la cantidad de cartas que contiene y las diferentes formas de jugarlas hacen que cada partida sea diferente.

Porque es un juego muy estratégico: es cierto que Nueva York y California siempre serán el principal campo de batalla porque dan muchos puntos, pero hay muchos otros estados muy importantes. Expandirse, concentrar tu poder en una región, centrarse en los asuntos de estado, el apoyo de los medios, el debate electoral, el día de elecciones, la estrategia con las cartas, son muchas las cuestiones a plantear y no se puede descuidar ninguna.

Por su equilibrio: El juego está compensado y se goza siendo Nixon o Kennedy.

Por su diseño: si bien el juego contiene bastantes erratas, Gabinete Lúdico y ahora Zacatrus incluyen todo el material necesario para subsanarlo. Excelentes componentes, bonitas ilustraciones que ayudan bastante a la inmersión en el juego.

Porque es más asequible que el Twilight Struggle. Con esto no quiero decir que sea mejor juego. En mi opinión no lo es. Pero si que es más fácil de dominar y eso facilita las cosas a la hora de ver mesa. Digamos que 1960 es una versión light del Twilight.

Por su duración: 2 horas de pura diversión en un juego para dos con chicha.

Por su dinamismo: la sensación es la misma que con el Twilight Struggle. El único momento de parálisis es cuando recibes las cartas y tienes que pensar tu estrategia en el turno, pero la parálisis es para los dos jugadores, así que no es tal.

Por todas estas razones me parece un juegazo.

Puntuación: 8,5/10
Dificultad: 2,5/5
Diseño: 8/10
Número de jugadores: De 2 jugadores.
Duración: 2 horas.
Precio: 25 euros aprox.
Edita: Zacatrus.
Banda sonora: Extracto del discuro de JFK: Ask not what your country can do for you...” y el resto lo deberías conocer.

 

Anuncios

11 pensamientos en “1960: Carrera hacia la Casa Blanca

  1. en casa hemos jugado mucho al ‘Twilight Struggle asi que este juego caera seguro, la temática es interesante y solo leo cosas buenas del él

    Me gusta

  2. Vaya, este lo tenemos sin estrenar y ahora con la reseña me han entrado ganas de que vea mesa 🙂 Eso sí, al Twilight sí que hemos jugado y está muy chulo.

    Me gusta

  3. Pingback: Los 25 juegos de mesa de política del 2016 | La Gaceta de los Tableros

  4. Pingback: Reseña – 13 Days: The Cuban Missile Crisis | La Gaceta de los Tableros

  5. Pingback: Essen 2016: juegos para dos | La Gaceta de los Tableros

  6. Pingback: Los 15 juegos de mesa de política más interesantes del 2017 | La Gaceta de los Tableros

  7. El juego da muchísimas posibilidades pero puedes ganar obviando la mayoría de ellas, es lo que no me gusta. Puedes machacar NY y los Lagos y ganar sin moverte mucho más que eso. Pasando de tratar de controlar los medios en Oeste o Sur y sin mover tu ficha de candidato mucho más allá de Illinois. Esto significa, básicamente, que si juegas con Clinton puedes quedarte en una esquina del tablero y ganar la partida. Seguramente me explicaré fatal, pero lo que quiero decir es que las infinitas posibilidades que da el juego pueden terminar siendo puro decorado pues no es necesario usar ni la mitad de ellas para poder ganar. Como si en Agrícola (por poner un ejemplo) tuvieras alguna posibilidad de ganar sin cultivar hortalizas, aprender oficios ni ampliar la familia porque te bastará con hincharte a vacas, cerros y adquisiciones menores, por ejemplo. En otros juegos que ofrecen muchas posibilidades tienes que hacer uso de muchas de ellas, por no decir todas o casi todas, para poder ganar. En Carrera hacia La Casa Blanca, no.
    También me da la sensación de que es considerablemente más fácil ganar con Clinton que con Nixon, por la colocación inicial de los candidatos pero sobre todo por algunos de los eventos de las cartas. Hay una carta de evento a favor de Clinton, no recuerdo el nombre pero lo miraré, que si sale después del debate da igual cómo esté la partida, le da la vuelta rápidamente sin importar gran cosa lo que haya pasado las 6 primeras rondas.
    Gran juego, si, pero creo que habría que pulir unas cuantas cosas. Una de ellas sería, aunque chafe bastante la temática del juego, pasar de los votos electorales reales de cada región y distribuirlos de manera más equitativa.

    Le gusta a 1 persona

    • Es Kennedy no Clinton. Y discrepo, si tu rival sabe crear una estrategia óptima la partida puede moverse por distintos puntos del tablero. El Sur y el Oeste son claves en la distribución de votos a pesar de que el grueso de los mismos se concentren en Nueva York Y el Medio Oeste.

      Es un juegazo en toda regla y su precio es una pasada para todo el material que trae y como viste en la mesa. Ya quisieran muchos juegos conseguir esa rentabilidad entre calidad de juego, materiales y precio.

      Me gusta

  8. Pingback: Reseña Founding Fathers – La Gaceta de los Tableros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s