Reseña Warchest

¿QUÉ? War Chest es un juego de mesa con mecánica de bag building en donde deberás de alzar a tu ejército para capturar diferentes puntos clave del tablero y poder ganar la partida. ¿Preparado para saber más sobre uno de los abstractos del año?

¿CÓMO? War Chest es un juego para 2-4 jugadores (aunque aquí nos centramos en partidas para dos jugadores) donde cada jugador controla 4 unidades militares diferentes. El objetivo del juego es controlar 6 hexágonos específicos del tablero de juego.

Al principio de cada ronda, los jugadores sacarán 3 fichas de unidades de su bolsa y a continuación y en turno alternos las pondrán en juego, pudiendo realizar 1 de 9 acciones con cada ficha.

Desplegar tropas: coloca una de tus fichas en una zona que controles (al principio cada jugador controla 2 hexágonos).
Reforzar: coloca una de tus fichas encima de una ficha igual que ya se encuentre en el tablero.
Recluta: descarta una ficha de tu mano boca abajo y añade una ficha de tu reserva a tu zona de descarte.
Iniciativa: descarta una ficha de tu mano boca abajo para ser jugador inicial en la siguiente ronda.
Pasa: descarta una ficha de tu mano boca abajo y pasa ese turno.
Control: descarta una ficha de tu mano boca arriba para usar el mismo tipo de ficha sobre el tablero. Esta acción te permite controlar una zona de control por lo que tienes que estar sobre ella para realizarla.
Moverte: descarta una ficha de tu mano boca arriba para mover un espacio una ficha del mismo tipo que se encuentre en el tablero.
Atacar: descarta una ficha de tu mano boca arriba para atacar una ficha adyacente y eliminarla del tablero.
Táctica: descarta una ficha de tu mano boca arriba para ejecutar la carta de táctica de la unidad en cuestión.

El juego acaba cuando un jugador coloca todos sus marcadores de control, siendo por tanto, el ganador de la batalla.

¿POR QUÉ? War Chest es un juego abstracto lleno de virtudes. Empezando por la mezcla de mecánicas como el bag building y el control de áreas que funciona muy bien en este juego. Sobre todo luce el bag building, especialmente a partir de la tercera ronda que es cuando tienes que rellenar de nuevo la bolsa con las fichas que hayas descartado y las que hayas reclutado.

Toda la estrategia del juego reside en la gestión de las fichas. Y aquí es importante tener en cuenta no sólo la acción de la ficha en cuestión, sino el número de fichas disponibles y el cálculo de cuando las podrás poner en juego.

En tu turno tienes nada más y nada menos que 9 acciones disponibles. ¿Saco al tablero a una nueva tropa? ¿Muevo, ataco o controlo una zona? ¿Descarto ficha para reclutar en el descarte? ¿Recupero la iniciativa? ¿Refuerzo una zona clave? Son muchas y muy variadas las posibilidades tácticas del juego.

Pero lo realmente interesante del juego es que hay un total de 16 unidades militares diferentes y cada jugador controla 4 en cada partida. Esto garantiza mucha diversión y rejugabilidad pudiendo combinarlas como uno quiera. La asimetría le da un plus muy divertido al juego, teniendo que conocer bien cómo se mueven y las tácticas que tienen las unidades de tu rival.

El juego tiene un punto de azar, ya que sólo puedes sacar 3 fichas de tu bolsa por turno y a lo mejor no sacas la que te conviene en ese turno. Parte de la estrategia de cada jugador reside en intentar prever cuando tendrá disponible la ficha necesaria para matar otra unidad o controlar una zona. Esa pequeña incertidumbre le da mucho salero al juego.

Queda por destacar el flujo del juego. En tu turno sólo tienes que hacer una acción de 9 posibles, y cada jugador sólo tiene 3 fichas que delimitarán su campo de acción por lo que el juego no es propenso al AP como se puede  llegar a pensar.

No puedo finalizar esta reseña sin mencionar la calidad de la producción del juego. Todas las unidades vienen selladas en fichas de póker y tanto la caja como el resto de los componentes son de muy buena calidad.

Para concluir, War Chest ha sido una de las últimas gran sorpresas que nos ha dejado 2018, tanto que lo considero el mejor abstracto del año por delante de otro juegos como Azul y Dragon Castle, aunque no jueguen en la misma liga. La mezcla de bagbuilding y control de áreas le siente como un guante a este diseño que además brilla por la variedad de unidades militares que le aportan rejugabilidad y posibilidades tácticas y estratégicas infinitas. Un juego muy sólido y sin apenas fisuras. Muy recomendable.

¿QUIÉN? Imprescindible para amantes de los juegos abstractos o de los juegos para dos con mucha interacción y estrategia.

Puntuación: 8/10
Dificultad: 2/5
Diseño: 10/10
Diseñador: Trevor benjamin y David Thompson
Ilustrador: Brigitte Indilicato
Edita: Alderac Entertainment Group
Año de publicación: 2018
Número de jugadores: De 2 a 4 jugadores
Duración: 30 min aprox
Precio: 50 euros aprox
Banda sonora recomendada: War, no more trouble – Bob Marley

 

Anuncios

Un pensamiento en “Reseña Warchest

  1. Pingback: Gaceto partidas: Enero 2019 – La Gaceta de los Tableros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.